Los impuestos y su impacto en el desarrollo de la economía

Clase Ejecutiva – Limbhart School of Business
Ing. MCOlivier (2018)

Los impuestos y su impacto en el desarrollo de la economía

Existen muchas formas de recaudar fondos para un Estado, y son los impuestos la manera en que un país financia sus gastos. Los impuestos son recaudados por la hacienda pública a través de acciones directas e indirectas (impuestos directos e impuestos indirectos).

Lo impuestos tienen muchas funciones, no solamente recaudar fondos, sino que también sirven para proteger la industria nacional evitando que los productos fabricados en el extranjero resulten atractivos para el mercado nacional, en este caso hablamos de los aranceles; también cumplen la función de controlar el consumo de un determinado bien, motivando o desincentivando su consumo, con en el caso de los cigarros, cuya alta carga impositiva tiene por fin evitar el consumo de los mismos por la población.

Los impuestos, sea cual sea su naturaleza, modifican la distribución del ingreso de las familias, haciendo que sus ingresos se vean disminuidos.

Los impuestos indirectos, que son aquellos que gravan el consumo o la compra de bienes, como por ejemplo el IVA, ITBMS, ICMS, VAT o como sea que se denominen según sea el país, y aplican un porcentaje sobre el valor neto de un bien, por ejemplo en Panamá (ITBMS, Impuesto de Traslado de Bienes Materiales y Servicios) la ventas internas están gravadas con un 7%, en Chile (IVA, impuesto al valor agregado) con un 19% en Argentina con un 21%, en Nueva Zelanda es del 15%, en Brasil (ICMS, Imposto sobre circulação de mercadorias e serviços) fluctúa entre el 7% y el 25% dependiendo del tipo de bien que se trate.

Sin importar el porcentaje que se aplique, el impuesto indirecto siempre va a impactar de manera más perjudicial en las clases sociales de menores recursos, en consecuencia, se consideran impuestos regresivos, a diferencia de los impuestos directos, como el impuesto a la renta, que se considera progresivo, porque a mayor renta, el contribuyente aporta más a las arcas fiscales.

Las empresas o corporaciones, al igual que las personas naturales, se encuentran afectas a impuestos directos, pero los impuestos indirectos, como el IVA, ITBMS, ICMS, VAT no le son aplicables porque se aplican al consumidor final, aunque en ciertos países, solamente pueden transferir el impuesto indirecto al consumidor final si y sólo si, el bien adquirido era necesario para producir renta.

Disminución de los impuestos a las empresas.

Resulta interesante el hecho que muchos países has adoptado una táctica bastante eficiente y que consiste en la reducción de los impuestos a las empresas, más no a los consumidores finales. Esta tendencia, de acuerdo a lo que señala el profesor Francis Cheneval de la Universidad de Zurich (Suiza), “bajarles las cargas a las sociedades se justifica, en primer lugar, con el argumento de la competitividad del país en la economía mundial”. Esto significa que si un país desea atraer empresas extranjeras o retener empresas ya constituidas en su jurisdicción el Estado debe entregar las condiciones que permitan a la organización desarrollarse de manera competitiva, entre otras un régimen tributario atractivo que permita impulsar la producción produciendo un impacto positivo en toda la economía nacional.

Por ejemplo, en diciembre de 2017 pasado, el presidente de los Estados Unidos consiguió que el Congreso de este país rebajara el impuesto de sociedades del 35% al 21%, y al mismo tiempo, modificó el mínimo exento para las personas de los 6.500 dólares a los 12.000 monto que se duplica para las parejas.

Panamá, considerado por muchos un paraíso fiscal, grava la renta de fuente interna de las empresas con un 25%; Chile grava la renta de las empresas chilenas, a partir del 1 de enero del 2018, con un 27% como efecto de la nueva reforma tributaria.  Destaca en caso de Irlanda, país situado en la Unión Europea y donde una empresa con residencia fiscal en ese país está sometida al impuesto de sociedades sobre los beneficios a escala mundial del 12,5%.

Francis Cheneval (2018), al ser entrevistado por el periódico especialista en materia económica “Portafolio” de Colombia, respecto del hecho que menos impuestos empresariales implicarían menos equidad, señala que “no, necesariamente. Una fuerte actividad empresarial es el fundamento de cualquier modelo social equitativo. Hay que crear riquezas antes de distribuirlas” – El economista agrega que “para evaluar la distribución equitativa de cargas hay que distinguir entre la empresa como persona jurídica y las personas que forman parte de la empresa, como los dueños, asalariados y acreedores. La empresa como tal crea la riqueza, los dueños, asalariados y acreedores la extraen en forma de utilidades, salarios y pagos de interés – estas extracciones, a la cual se une es Estado en forma de impuestos, reduce el capital que la empresa puede reinvertir en la creación de riqueza, incluyendo la creación de puestos de trabajo.”

En este sentido un Gobierno debería revisar la manera en que aplica la carga fiscal a sus empresas y a las partes interesadas de manera que se desahogue la presión fiscal en el proceso de creación de la riqueza, pudiendo gravarse la parte correspondiente al desperdicio de la riqueza, es decir el consumo, los retiros de los accionistas, las ganancias de capital que no se reinvierten de manera eficiente, los salarios de los altos ejecutivos que por lo general suponen montos elevados y los intereses de los acreedores y todo aquello que impida la creación de valor social.

Un modelo eficaz sería aquel en que se beneficia la reinversión sobre el retiro y de este modo el excedente que va a impuestos puede ser distribuido hacia las clases menos beneficiadas.

Cheneval sostiene que “la aspiración a la igualdad económica perfecta es tan nociva como la desigualdad económica excesiva. La primera implica una fuerte represión que acaba con la responsabilidad individual y no conduce a nada más que la desigualdad igualitaria de la miseria; la segunda elimina la libertad política y la convivencia cívica”.

Bibliografía

Mochon, Francisco; Beker, Victor (2008). Economía, principios y aplicaciones. McGraw-Hill Editores, Santa Fe, México. ISBN 978-970-10-6794-9

Entrevista Coyuntural (14 de agosto de 2018). Es de interés común mantener un impuesto corporativo bajo. [Entrevista al profesor Francis Cheneval de la Universidad de Zurich y publicado el 14 de agosto de 2018 en el periódico de economía y negocios Portafolio de Colombia, página 32].

Santander Trade (s.f). Impuesto sobre las sociedades. Irlanda, fiscalidad. Recuperado desde https://es.portal.santandertrade.com/establecerse-extranjero/irlanda/fiscalidad?&actualiser_id_banque=oui&id_banque=7&memoriser_choix=memoriser

Mora, Edgardo (1 de enero de 2018). A partir del lunes subió el impuesto a las empresas chilenas a un 27%. Recuperado desde https://www.diarioconcepcion.cl/economia-y-negocios/2018/01/01/a-partir-del-lunes-subio-el-impuesto-a-las-empresas-chilenas-a-un-27.html

Mars, Amanda (20 de diciembre de 2017). Reforma fiscal en Estados Unidos. Trump logra aprobar la mayor baja de impuestos en tres décadas. Recuperado desde https://elpais.com/internacional/2017/12/20/actualidad/1513749408_053320.html

Enlaces relacionados