Qué es el Estado de Flujo de Efectivo

El flujo de efectivo permite mantener bajo control el cambio que surge en el activo neto de la organización.

El Estado de Flujo de Efectivo es uno de los elementos que conforman las herramientas contables denominadas Estado Financieros. Los Estados de Flujo contienen información respecto del flujo del efectivo, es decir el activo líquido en poder de la organización, durante un periodo determinado de tiempo.

De acuerdo con lo que señalan la Normas Internacionales de Contabilidad, conocidas como NIC, la NIC N° 7 señala que “es estado de flujo de efectivo permite evaluar la capacidad que tiene una empresa para generar efectivo y determinar necesidades de liquidez”.

Para que sirve el Estado de Flujo de Efectivo

Este instrumento permite a los administradores y demás partes interesadas conocer el cambio que surge en los activos netos de la organización y de este modo mostrar y facilitar el análisis que posee la organización para generar efectivo y sus equivalentes.

El Estado de Flujo de Efectivo es, así mismo, un indicador de solvencia y liquidez y permite establecer un grado de certidumbre para la estimación de flujos futuros.

Qué es el efectivo equivalente

El efectivo equivalente son todos aquellos efectivos que sin ser dinero propiamente tal tienen la facilidad de convertirse en él de manera muy fácil; por ejemplo, vale vistas, metales preciosos, divisas, entre otros.

El Estado de Flujo de Efectivo y su presentación

“El Estado de Flujo de Efectivo informa de los flujos de efectivo generados durante el ejercicio, clasificándolos en actividades de explotación, de inversión o de financiamiento”.

Son actividades de explotación todas aquellas actividades económicas propias del giro del negocio y cuyo principal objetivo es generar fondos para cubrir las necesidades propias del negocio. En esta categoría se incluyen las actividades de cobranza, pagos a proveedores, pagos o devoluciones de impuestos, ingresos ordinarios relacionados con el giro del negocio.

Estos flujos relacionados con las actividades de explotación son las que determinan las ganancias y las pérdidas.

Son actividades de inversión todas aquellas en las que la organización participa con el objetivo de invertir excedente de consideración. Este flujo se presenta de manera separada. Algunos ejemplos de actividades de inversión son pagos relacionados a derechos de participación en otras sociedades; cobros relacionados con la venta de acciones e inversiones en otras empresas; prestamos o anticipos a terceros; reembolsos de tales inversiones; compras o ventas de activos fijos o activos a largo plazo, por ejemplo, compra de locales, oficinas, entre otros.

Son actividades de financiamiento aquellas relacionadas con el movimiento de efectivo proveniente prestamos para financiar las actividades de la empresa. Entre otros tenemos: cobros por acciones emitidas por la empresa; recibos de dinero en préstamos; pagos de préstamos; leasing.

Contabilidad externa

Las empresas que tercerizan sus servicios contables, por lo general, no hacen uso de esta valiosa herramienta y el contador externo se limita a “cumplir” con un informe general al término del periodo exclusivamente para “salvar” el momento y dar cumplimiento a la normativa tributaria vigente.  Durante el proceso de planificación estratégica, la alta gerencia debe establecer un procedimiento mediante el cual imponga el requisito para que el contador externo o interno entregue un Estado de Flujo de Efectivo con al menos una frecuencia mensual.

 

Bibliografía:

Torres Gabriel (2011). Contabilidad, Costos y Presupuestos para gestión financiera. Tercera Edición actualizada con IFRS. Editorial Legal Publishing, Santiago de Chile. ISBN 978-956-346-009-4